Los métodos tradicionales han cambiado, antes las organizaciones consideraban a los empleados por sus resultados y les trataban como un factor más de la cadena de producción al que no había necesidad de proteger ni hacerle sentir valorado en la empresa. Pero desde hace unos años esta situación ha dado un vuelco gracias al conocido término como gestión de recursos humanos.

Mucha gente tiene aún un concepto erróneo sobre la materia. No consiste sólo en gestionar leyes, pagar sueldos, convenios laborales, supervisar puestos, comprar uniformes y contratar empleados, sino que se valoran temas como beneficios sociales o teletrabajo, que tiene que ver con la construcción de mejores relaciones y condiciones de trabajo. Las empresas han pasado de la pasividad, al employer branding, mejorando la construcción de relaciones y condiciones de trabajo óptimas.

El departamento de recursos humanos juega un papel fundamental en la relación de la empresa con sus empleados. Dependerá de ellos la forma en que su personal este administrado y gestionado para conseguir las metas propuestas por la empresa.

¿Qué procesos gestiona el Dpto. de RR.HH?

No todas las empresas gestionan su departamento de recursos humanos del mismo modo, y es que con la era digital las empresas se encuentran a la carrera de la innovación en lo que a este departamento consta. Ya no vale con esperar a que el candidato llame a tu puerta, ahora hay que buscar y gestionar el Talento, si quieres a los mejores profesionales. De todos modos, a rasgos generales comprenden los siguientes procesos:

– Incorporación de personal: comprende las acciones que tienen que ver con el reclutamiento y la selección. Recruitment, es el conjunto de procedimientos encaminados a atraer Talento para un puesto de trabajo en la empresa. Por otro lado, Selección, tiene que ver con la correcta elección de las personas que se han de incorporar en una organización.

– Control de personal, una vez que esa persona se ha incorporado se debe llevar a cabo un seguimiento y feedback mediante reuniones, con el objetivo de orientar a la reciente incorporación con el fin de facilitar y acelerar su madurez profesional en el puesto.

– Administración del personal,  consiste en gestionar todos los trámites jurídico-administrativos que comporta el personal de la empresa, englobados en ámbitos como la selección y formalización de contratos, tramitación de nóminas y seguros sociales y control de los derechos y deberes del trabajador.

– Mantenimiento de las condiciones necesarias: los beneficios sociales, la investigación del clima laboral, las políticas sobre seguridad, la satisfacción de los miembros de una organización entran a formar parte de este apartado. Para solucionar alguna de estas cuestiones, las empresas hacen encuestas de satisfacción entre sus empleados.

– Relaciones laborales, promover la comunicación entre la empresa y sus empleados utilizando para ello como interlocutores a representantes sindicales (delegados de personal, comités de empresa o enlaces sindicales). Estos representantes deben ocuparse de llevar a cabo la negociación de convenios colectivos o conflictos que se puedan originar en la empresa y sus vías de solución.

– Programas de capacitación: la evolución de las tecnologías y prácticas de negocios lleva a las iniciativas de desarrollo y captación a formar un componente clave del departamento de recursos humanos. Con el objetivo de adaptar al empleado a la cultura de la organización, realizan procesos sistemáticos de formación, de desarrollo de competencias, conocimientos técnicos y de comportamiento.

Por todo esto, las empresas, independientemente de su tamaño y nivel de ingresos, deben ser conscientes de la importancia de los procesos que implican las políticas de recursos humanos. No solo de cara a atraer Talento, sino también de retenerlo. No olvidemos que un ambiente de trabajo que proporcione la integridad física y psicológica de los miembros de su equipo humano, se traducirá en una mayor productividad y eficiencia de la organización.